Un Jaguar F-Type descapotable circulando por una pista
Jaguar

Jaguar F-Type descapotable, el convertible de seis caras

Coches

En 2013 el jaguar volvió a rugir y lo hizo retornando a uno de sus segmentos históricos, el de los descapotables deportivos, con el Jaguar F-Type y su versión convertible. Una bestia de las carreteras que a día de hoy continúa dejando huella.

Cuando el F-Type hizo acto de aparición, hace tres años, los más fieles seguidores de Jaguar sonrieron de oreja a oreja. La prestigiosa firma británica de automoción volvía a la carga como solamente ella sabe hacerlo. Lo hacía retornando a uno de sus segmentos históricos. A los deportivos descapotables de leyenda. A aquellos que permanecen en el recuerdo décadas después de ver la luz. El jaguar lo había vuelto a hacer.

El nuevo roadster, fabricado en la británica ciudad de Birmingham, se erigía con su ligera estructura de aluminio, su sofisticada suspensión, sus notables motores sobrealimentados y sus fantásticas relaciones entre potencia-peso y par-peso, como lo que de verdad debe ser un deportivo. Y llegaba en dos versiones: la F-Type Coupé y la F-Type Convertible. Cada una dividida a su vez en seis modelos, cada uno de los cuales con un carácter propio que han ido sufriendo pequeñas actualizaciones a lo largo de estos años.

Vista cenital del Jaguar F-Type SVR ConvertibleJaguar

Pero el coche que nos ocupa es el más emblemático, el biplaza cabriolé, el Jaguar F-Type descapotable. El mismo se equipa con la carrocería de aluminio transversal a toda la gama, la compleja suspensión de doble trapecio fabricada en aluminio forjado, el sistema de tracción a las cuatro ruedas, que establece el equilibrio entre el rendimiento y la completa estabilidad, la dirección electroasistida, el spoiler trasero autodesplegable a velocidades mayores de cien kilómetros por hora y los faros bi-xenón HID.

A este equipamiento disponible de serie, se le suma el volante de tres radios con levas para el cambio de marchas, una pantalla táctil de ocho pulgadas mediante la que se controla el sistema de entretenimiento, un retrovisor interior antideslumbrante, la posibilidad de elegir entre una caja de cambios manual o automática, los tiradores de puerta retráctiles, enrasados con la carrocería para una mejor aerodinámica, y un sistema inteligente stop/start.

Lateral del un Jaguar F-Type ConvertibleJaguar

Todo ello tanto en el F-Type Convertible base como en el F-Type S, el F-Type S AWD, el F-Type R, el F-Type R AWD, el F-Type SVR y el F-Type British Design Edition, también descapotables.

Opcionalmente, en el S, el R y el SVR, es posible disponer de los exclusivos frenos carbocerámicos, los más potentes jamás instalados en un vehículo Jaguar, capaces de proporcionar una reducción de peso de hasta veintiún kilogramos y un rendimiento extraordinario incluso en las más difíciles situaciones de conducción.

Las diferentes versiones del Jaguar F-Type descapotable montan motores que van desde los 340 hasta los 575 CV, con velocidades punta que se mueven en una horquilla de entre 275 y 322 kilómetros por hora y aceleraciones de cero a cien entre 5,5 y 3,7, siendo el F-Type SVR Convertible el modelo más sobresaliente de todos. El jaguar continúa rugiendo.

Toni Castillo
Toni Castillo

La curiosidad a veces me pierde y la inquietud hace que me embarre. Pero sin la una y la otra no sería lo que soy. Me gusta lo sencillo, lo simple, tener respuestas y, si no las encuentro, sacar enseñanzas. Levantarse si se cae. Andar y no parar. Sin la tecnología no sería nadie, pero sin un pedazo de papel y un lápiz me encuentro perdido. De ciudad, pero de campo. De mar, pero de montaña. Hedonista de las pequeñas —y a veces grandes— cosas. Definirse no es sencillo, pero al menos lo he intentado.