Imagen del complejo Gili Lankanfushi en las Maldivas
Gili Lankanfushi

Los 5 hoteles con más encanto en el mundo

Viajes
Para echar una mano a todas esas personas que buscan hoteles con encanto en el mundo, alojamientos con un toque especial, con singularidades que los conviertan en únicos, listamos cinco establecimientos ejemplo de ello.

Con un periodo vacacional y de días libres a la vuelta de la esquina, muchos son los que consultan de arriba abajo el calendario pensando en planificar alguna interesante escapada esas fechas. Y para esta época, en la que tanto gusta estar en compañía, descansando al margen de preocupaciones, sin hacer mucho más que disfrutar de la experiencia de salir fuera de casa y seguramente visitar un enclave por conocer, qué mejor que optar por hoteles con encanto.

Son esos alojamientos con características más que únicas, servicios sumamente especiales y particularidades que los convierten en lugares en los que da gusto estar. Edificios históricos con todas las comodidades, establecimientos de diseño que ofrecen una experiencia de estancia incomparable u hoteles en los que uno se quedaría a vivir permanentemente si le fuese posible. ¿Preparamos las maletas —o la mudanza— para trasladarnos a ellos?

Las Ventanas al Paraíso, México

Uno de los espacios de Las Ventanas al Paraíso, MéxicoLas Ventanas al Paraíso

El golfo de California, también conocido como mar de Cortés o mar Bermejo es el particular e idílico paraíso al que pueden asomarse los huéspedes de este increíble hotel mexicano, Las Ventanas al Paraíso. Desde cualquiera de las habitaciones uno puede contemplar las brillantes aguas oceánicas o las estrellas, porque todas las suites disponen de telescopio además de bodega, piscinas de borde infinito, bañeras de hidromasaje, chimenea de adobe o artículos de aseo Bvlgari.

Exclusividad excepcional complementada con alojamientos con cocina totalmente equipada disponible, tres restaurantes disponibles en el complejo, con la mejor comida nacional e internacional, y un bar de playa en el que disfrutar de los mejores cócteles.

D-Hotel Maris, Turquía

Vista aérea del complejo D-Hotel Maris, TurquíaD-Hotel Maris

A las orillas del mar Egeo, ubicado en una tranquila bahía rodeada de bosques de pinos y pequeñas montañas, el hotel turco D-Hotel Maris es un perfecto enclave con encanto en el que desconectar del intenso día a día. En él es posible disfrutar de un relajante baño en sus piscinas interiores y exteriores, experimentar el más absoluto estado de bienestar en su centro de spa o deleitarse de un baño en una de sus cinco tranquilas y bellas playas privadas con bandera azul, situadas en la península de Datca.

Las habitaciones, con vistas al mar, están decoradas con sumo gusto, con muebles de estilo contemporáneo y las más altas calidades. Disponen de aire acondicionado, balcones privados y todas las comodidades que uno pueda esperar. El hotel, además, ofrece una completa propuesta gastronómica con un restaurante especializado en comida turca y otro con oferta bufé.

Ariyasom Villa, Tailandia

En medio de la bulliciosa Bangkok parece increíble encontrar un remanso de paz como el jardín que alberga el hotel Ariyasom Villa. Se trata de un acomodado hotel boutique caracterizado por una decoración tradicional tailandesa de la década de los cuarenta, un restaurante de cocina ecológica realmente singular, el Na Arron, el centro de spa Som Sen con oferta de masajes corporales relajantes, su pequeño gimnasio y una agradable piscina al aire libre.

El establecimiento, además, se encuentra en una de las zonas de la ciudad preferida por los viajeros y muy cerca de la estación de tren aéreo BTS de Ploen Chit. Desde esta misma instalación es posible abandonar la tranquilidad para encontrarse, en cuestión de minutos, en populosos centros comerciales como el Central World Plaza.

Gili Lankanfushi, Maldivas

Construcciones sobre el agua de Gili Lankanfushi, MaldivasGili Lankanfushi

Situado en la isla privada de Lankanfushi, en el Atolón de Male de la República de las Maldivas, el Gili Lankanfushi es el perfecto complejo para disfrutar del sol, el mar y la más absoluta calma. Los alojamientos son ecológicos y respetan el entorno, disponen de vistas espectaculares al océano Índico, cuentan con terrazas privadas, jardines acuáticos, así como todos los servicios que uno esperaría de uno de esos lugares que se precia de ser un paraíso en la Tierra.

De sus instalaciones destacan las construidas sobre las aguas cristalinas que bañan la isla, los mencionados alojamientos y la importante oferta gastronómica. Un excelente restaurante con una cocina de fusión japonesa-peruana, el Sea; otro en el que el marisco fresco es el rey, el Over Water Grill; un bar-restaurante con gran oferta internacional de bufé; y finalmente una bodega y una chocolatería gourmet, The Wine Cellar y Underground Chocolate Cave.

Le Mirage Resort & Spa, Namibia

Vista cenital de una zona de Le Mirage Resort & Spa, NamibiaLe Mirage Resort & Spa

Si hablamos de Le Mirage Resort & Spa como un oasis y verdadero paraíso en medio del desierto de Namibia no estamos faltando a la verdad. Este alojamiento de lujo sumamente exclusivo, ubicado en una construcción semejante a una fortaleza, ofrece toda clase de comodidades entre las que destacan un restaurante gastronómico, un centro de spa, una gran piscina y un gran equipamiento en sus piscinas.

El establecimiento gastronómico está especializado en platos de alta cocina, de corte internacional, y dispone de una muy interesante bodega con referencias significativas de todo el mundo. El spa, llamado The Mystique, ofrece por su parte toda clase de tratamientos corporales, bañeras de hidromasaje en las que relajarse, así como un servicio de masajes que puede realizarse junto a la piscina del resort. El lugar, por si el resto fuese poco, es un perfecto y privilegiado sitio desde el que observar el firmamento.

Toni Castillo
Toni Castillo

La curiosidad a veces me pierde y la inquietud hace que me embarre. Pero sin la una y la otra no sería lo que soy. Me gusta lo sencillo, lo simple, tener respuestas y, si no las encuentro, sacar enseñanzas. Levantarse si se cae. Andar y no parar. Sin la tecnología no sería nadie, pero sin un pedazo de papel y un lápiz me encuentro perdido. De ciudad, pero de campo. De mar, pero de montaña. Hedonista de las pequeñas —y a veces grandes— cosas. Definirse no es sencillo, pero al menos lo he intentado.