El kopi luwak, el café más caro del mundo

Curiosidades del kopi luwak, el café más caro del mundo

Gourmet
¿Puede merecer la pena pagar noventa euros por una taza de café? Parece ser que si la variedad es el kopi luwak, sí. Te explicamos por qué razón.

Una de las bebidas más consumidas a lo largo y ancho de todo el planeta es el café. Tomar una taza es un auténtico placer para muchas personas. La pregunta es, ¿tanto como para pagar en torno a noventa euros por una? Quizás muchos piensen que dependiendo de su calidad, puede merecer la pena.

Pues bien, este puede ser el precio aproximado en Europa de una taza del café más caro del mundo. Su nombre es kopi luwak o café de civeta, y su nombre se debe al luwak, que es el nombre con el que se conoce una civeta indonesia.

Evidentemente, si tiene un coste tan alto es porque sus propiedades no tienen nada que ver con ningún otro café del mundo. Y es que la forma en que se produce el café de civeta sin duda es de lo más peculiar, puesto que procede de los excrementos de este animal.

Civeta, animal de Indonesia

La civeta se alimenta de granos de café, que digiere y expulsa mediante sus heces. Se supone que su cuerpo procesa solamente la parte carnosa de este fruto, razón por la cual el grano de café no se vería afectado por su digestión.

Según se cree, el luwak cuenta con una capacidad especial para seleccionar tan solo los granos de café de más calidad, lo que junto a la fermentación da como resultado unos granos de sabor y aroma realmente sublimes.

El kopi luwak es uno de los cafés más famosos de toda Indonesia, y a su calidad hay que sumar otro factor que justifica su alto precio, que es el hecho de que se trata de un producto escaso. Parece ser que tan solo se producen unos 500 kilos anuales.

Proceso de obtención de los granos

Granos de café kopi luwak

El proceso para obtener este café es complejo. En primer lugar se recogen los granos que defeca la civeta, y después son lavados de forma que se consigue su piel en tono verdoso. Tras esto, los granos se pelan y tuestan.

De forma contraria a lo que ocurre con otros granos de café, los del kopi luwak se someten a un proceso químico que tiene lugar en el estómago de las civetas, y por ello necesitan un tueste menor. Al final se muelen, y de este modo se consigue este café considerado casi un manjar de dioses.

María Gil Fernández
María Gil Fernández

Enamorada de la escritura, y de todo lo que representa. La compagino con otras pasiones, pero prácticamente todas guardan alguna relación con ella. Y es que no hay nada que me haga sentir más libre que la palabra escrita; esa que no conoce ninguna clase de frontera