Sala de espera de un aeropuerto

Los 5 mejores aeropuertos del mundo en 2016

Viajes
Los premios Skytrax World Airport reconocen anualmente la calidad de aeropuertos de todo el mundo, galardonando a los mejores. En la lista de 2016 el mejor aeropuerto del mundo, por cuarto año consecutivo, es el Aeropuerto Internacional de Singapur.

Anualmente se entregan los Skytrax World Airport Awards a los mejores aeropuertos del mundo, los premios más prestigiosos de la industria aeroportuaria. A través de encuestas que se realizan entre los meses de julio y febrero, millones de viajeros de todo el mundo valoran distintos aspectos de estas grandes infraestructuras. Hablamos de la atención recibida, la facilidad a la hora de realizar conexiones, la agilidad de los trámites aduaneros o de inmigración, la seguridad, el tiempo que se requiere para recoger el equipaje facturado o la rapidez a la hora de realizar el check-in.

En el sondeo para los galardones a los mejores aeropuertos del 2016 han participado más de trece millones de pasajeros de más de cien nacionalidades, valorando más de medio millar de aeropuertos, y los resultados hace unos meses que se han hecho públicos. En la primera posición, la del mejor aeropuerto del mundo, repite por cuarto año consecutivo el impresionante Aeropuerto Internacional de Singapur, también conocido como Changi.

Para encontrar españoles en la lista de los cien mejores que se recogen debemos dar un salto hasta el número 27, para toparnos con el de Barcelona-El Prat, y hasta el 31, para ver cómo le sigue bien de cerca el Adolfo Suárez Madrid-Barajas. El primer europeo, en cambio, se sitúa mucho más arriba siendo el tercer mejor aeropuerto del mundo este año: es el Aeropuerto Internacional de Múnich.

Los que siguen a continuación conforman el particular top five de los premios Skytrax World Airport, los cinco mejores aeropuertos del mundo en 2016:

1. Aeropuerto Internacional de Singapur

Zona de tránsito del Aeropuerto Internacional de Singapur

No pocos viajeros dicen que el Aeropuerto Internacional de Singapur, también llamado aeropuerto de Changi, es el aeropuerto del futuro. Y probablemente razón no les falte. De sus instalaciones parten vuelos a más de dos centenares de destinos, unas ochenta aerolíneas operan desde él y semanalmente maneja más de cinco millares de entradas y salidas, pero más allá de cifras, es tan valorado porque por encima de todo se centra en ofrecer una agradable experiencia a quienes lo visitan.

Pone a la disposición de los pasajeros jardines interiores y exteriores con flora y fauna por los que dar un paseo y relajarse, parques infantiles, zonas especialmente destinadas al bienestar con servicio de masajes, una piscina, numerosos espacios comerciales, un centro médico, una lavandería o un gimnasio. Incluso si nuestro paso por él se debe a una escala y esta supera las cinco horas, el propio aeropuerto nos proporciona gratuitamente un tour por la ciudad estado de dos horas de duración. Y por si todo esto fuese poco, la puerta de entrada aérea a Singapur es líder en rapidez en cuanto a la entrega de equipaje facturado y en los trámites migratorios, algo que también se agradece.

2. Aeropuerto Internacional de Incheon

Terminal del tren del Aeropuerto Internacional de IncheonKen Eckert editada con licencia CC BY-SA 4.0

Inaugurado en marzo de 2001, el Aeropuerto Internacional de Incheon es actualmente el más grande de cuantos encontramos en Corea del Sur, una de las instalaciones aeroportuarias más transitadas del mundo y una de las más avanzadas tecnológicamente hablando, tanto a nivel de seguridad convencional como médica. En sus cuatro plantas y dos sótanos podemos encontrar desde una piscina a un campo de golf, pasando por salas de baile, un casino o una pista de patinaje sobre hielo.

3. Aeropuerto Internacional de Múnich

Vista nocturna de una de las terminales del Aeropuerto Internacional de MúnichKlausF editada con licencia CC BY-SA 3.0

El Aeropuerto Internacional de Múnich, dedicado al político Franz Josef Strauss, es el segundo aeropuerto de Alemania, el séptimo de Europa y una de las más importantes bases de operaciones de la compañía alemana Lufthansa y Star Alliance, la unión aérea a la que pertenece. En sus grandes terminales y el gran espacio exterior cubierto del que dispone, el más grande del continente, brinda una oferta de servicios comerciales y de restauración similares a los que podríamos encontrar en el centro de una gran ciudad. Desde numerosos restaurantes y tiendas hasta espacios para descansar brevemente, salas de exposiciones, un hotel o salones de belleza.

4. Aeropuerto Internacional de Haneda

Una zona de facturación del Aeropuerto Internacional de HanedaRGB256 editada con licencia CC BY-SA 3.0

Localizado en la bahía de Tokio, aproximadamente a unos 15 kilómetros de la capital del país, el Aeropuerto Internacional de Haneda es uno de los más importantes del área del Gran Tokio y se encarga principalmente de vuelos nacionales, aunque también recibe tráfico internacional, siendo una de las puertas de entrada a Japón. En sus instalaciones existen varios centros comerciales, encontramos salones de masaje o peluquerías, comida tradicional japonesa, contemporánea y de otras partes de Asia, así como diferentes espacios de observación en los que ver cómo aterrizan y despegan los aviones de forma relajada.

5. Aeropuerto Internacional de Hong Kong

Espacio de tránsito en el Aeropuerto Internacional de Hong KongDiego Delso editada con licencia CC BY-SA 3.0

El Aeropuerto Internacional de Hong Kong ha resultado varias veces vencedor de estos premios a los mejores aeropuertos del mundo, aunque en esta ocasión se encuentra en la quinta posición. También conocido como Chek Lap Kok, conecta con cerca de dos centenares de destinos y recibe vuelos operados por más de cien aerolíneas. Mueve a decenas y decenas de millones de pasajeros anualmente y entre diversos servicios ofrece un campo de golf, cines con las últimas tecnologías y el espacio comercial más grande ubicado dentro de un aeródromo. Además, es también un icono arquitectónico diseñado por Norman Foster y uno de los proyectos de ingeniería más costosos de todos los tiempos.

Toni Castillo
Toni Castillo

La curiosidad a veces me pierde y la inquietud hace que me embarre. Pero sin la una y la otra no sería lo que soy. Me gusta lo sencillo, lo simple, tener respuestas y, si no las encuentro, sacar enseñanzas. Levantarse si se cae. Andar y no parar. Sin la tecnología no sería nadie, pero sin un pedazo de papel y un lápiz me encuentro perdido. De ciudad, pero de campo. De mar, pero de montaña. Hedonista de las pequeñas —y a veces grandes— cosas. Definirse no es sencillo, pero al menos lo he intentado.